La filosofía en su desencuentro con el lenguaje

La filosofía se ha vuelto, en el sentido más histórico del término, un "misterio". ¿Por qué ha sucedido esto?. He pensado, durante el día, que puede ser un problema de lenguaje. En el libro sobre "Los filósofos griegos" del inglés W.K.C. Guthrie, se trata más o menos precisamente el tema, hablando respecto de los griegos, como es lógico. Guthrie señala, con el ejemplo de tres términos griegos (dike, areté, theos) como las deformaciones que occidente (constituído como tal, es decir, como cultura occidental contemporánea) ha infringido a la filosofía griega, o a sus verdaderos planteamientos, se deben en gran medida al lenguaje. El griego "dike" no quiere decir originalmente justicia, como "areté" no es virtud entendida según el diccionario actual de cada lengua, y theos está lejos de querer decir "Dios" en tanto "Ser-supremo" monoteísta imperativo e impuesto. El theos de los griegos surge de cada cosa que pueda ser deificada. En el cristianismo, en cambio, cada cosa es un predicado de dios. La vida entera es su sustrato.

Creo haber leído en alguna parte que Heidegger y Sartre tuvieron el mismo problema respecto al lenguaje. La filosofía, en términos generales, podría ser definida (además) como un "querer decir algo". Es un intento de comunicación voluntario (digo voluntario, por que la cotidianidad vuelve al lenguaje una cosa involuntaria, sin contenido, plagada de repetitividad y monotonía). Este querer decir algo, creo que dijeron Heidegger y/o Sartre, está limitado por el horizonte del lenguaje. De unas palabras y de una gramática. Al final, si uno lo piensa detenidamente, esta disputa frontal entre "la lengua y sus limitaciones" y la intención de referirse a algo (por ejemplo, a la existencia) termina enmaralando aun más las intenciones del filósofo. Y para más remate, a la hora de leer textos escritos en otra lengua, nos encontramos con que hay términos intraducibles, propios de la lengua "x", que expresan la cultura de un pueblo "x" y hasta su sensibilidad colectiva "x".

Así, por ejemplo, pensé hoy que la filosofía no puede ser reducida a la explicación "gramatical" griega. "Amor al saber" dice en muchas partes. Del griego filos etc. etc... Los términos no son tales o cuales por su raíz, sino más bien por el sentido que adquieren en la historia (ahí el lector de este artículo determinará lo que quiero decir según su concepción de "la historia"). Los términos son históricamente determinados, y su historicidad es tal precisamente por que es el desarrollo de una lengua en cierto lugar, en cierto espacio (en una población, en una institución, en un país, en un paso fronterizo) el que dota de significado al signo lingüístico. Por lo tanto, no está demás decir que para una cultura, no es lo mismo la filosofía que para otra.

La filosofía se propone, de algún modo, traducir al mundo la manera de la que, y en la que, todos los días se mira al espejo. Siempre, lamentablemente, necesita la filosofía, para acometer tal tarea, de su amante odiosa, la "lengua". El pensamiento está íntimamente ligado al lenguaje. Sin él, sólo existe como descubrimiento, pero nunca como definición. Aunque el lenguaje sea producto de la creatividad del pensamiento, el pensamiento sólo se vuelve propiamente tal con el lenguaje.

La filosofía es un lenguaje, o por lo menos, la intención de comunicar algo. Pero, ¿cuál es el "algo" que quiere comunicar la filosofía?. Creo que para responder esta pregunta, deberíamos cuestionarnos si, en definitiva, la filosofía ha logrado comunicar, o es una constante comunicación frustrada por su amante odiosa, la lengua, o el lenguaje. Estoy seguro de que no es una comunicación "lograda", pero tampoco eternamente frustrada. Creo que es un logro permanente. Algo así como un "devenir" absoluto hacia un fin. La filosofía es una intención de comunicar. De comunicar al hombre con el hombre, consigo mismo; Por tanto, con su existencia, por tanto, con su forma particular de estar en el mundo. Y por tanto, con sus tareas en el mundo. Me parece francamente inevitable una conclusión de este tipo si pienso que la filosofía es "la intención de comunicar al hombre con el hombre".

Creo que esta comunicación se realiza, en la filosofía, mediante otros conceptos que comunican al hombre consigo mismo. Por ejemplo, el conecepto de ser. El hombre aparece, muchas veces, en la filosofía, preguntándose por "el ser". Como marxista, pienso que la intención de "autocomunicarnos" reside en una cuestión mucho más simple que en el ser, como ser-en-sí. No hay que remitirse a ese ser para preguntarse acerca del hombre. El hombre es, simplemente, el ser. Los hombres y las mujeres nos interrogamos acerca del ser, no es el ser quien nos interroga acerca de nosotros (¿o si?). Nosotros somos quienes inventamos la pregunta. Nuestra existencia no es ninguna posibilidad para el ser. El ser es la infinita posibilidad de nuestra existencia. Dios, aún, ese "sí" del ser, esa suerte de "ser-lo-todo" es una invención del hombre para responder a las preguntas del hombre. Y todo a través de la lengua. La filosofía debe comunicar al hombre con el hombre a través de esta lengua.

La filosofía, es por tanto, la intención de comunicarle al ser humano lo que verdaderamente es. Descifrar la filosofía significa comunicarla. La filosofía debe convertirse en una "comunicación de la comunicación" y romper con la barrera del lenguaje. Ser un lenguaje más universal que aquel que la suele encerrar. En esta tarea descriptiva, la filosofía va a encontrarse con esas mismas tareas que el lenguaje le impone, con esa misma complejidad lingüística que nunca destapa totalmente el significado de cada intento de comunicación. Este amante-verdugo que es el lenguaje, no podrá ser desentrañado sino a merced de el abandono del "misterio" que es y ha sido la filosofía durante siglos. El filósofo debe aprender a enseñar la filosofía y no el lenguaje que encierra a tal o cual filosofía. El filósofo debe ser, en suma, un auténtico pedagogo.

viernes, 7 de marzo de 2008

2 Comments:

Fernando Sagredo said...

Espectacular. Trata de actualizarlo bien seguido, mira que será una de mis lecturas obligadas.

Te felicito gran ramera. Ya te faltan poquitos días para hacer de las tuyas en filosofía! Suerte en todo.

julia said...

Claudio, todos los pasos, los primeros, son fuertes y rapidos (todas las escobas nuevas barren bien) es despues los dias...los meses, años en donde demuestras las diciplinas que nos abren los caminos del conocimiento.
Siempre hemos confiado en que el camino que eligas seras el mejor, a filosofar sin tranzar
Mucha suerte
mucho esfuerzo
te amamos.

 
escrito en el trigo - Wordpress Themes is proudly powered by WordPress and themed by Mukkamu Templates Novo Blogger